Japón y la pérdida de contacto con seres vivos

El mundo está cambiando y la tecnología funciona como agente de este cambio. Sin embargo, es evidente que no todas las sociedades evolucionan al mismo ritmo y el progreso no es ni mucho menos gradual. Además, se están produciendo cambios sin precedentes que no dejan de sorprendernos. En este nuevo post, que promete ser sorprendente, me gustaría analizar la creciente deshumanización que está experimentando la sociedad, y más en concreto la japonesa, debido al uso excesivo de la tecnología.

Japón es una de las mayores potencias económicas del mundo. Es el imperio de la tecnología y los japoneses lideran los sectores de la biotecnología, la electrónica, la robótica y la ingeniería. Sin embargo, el contraste entre nuevas tecnologías y el fuerte arraigo a la cultura tradicional del país nipón no terminan por consolidar una sociedad del todo equilibrada.

1. Introducción

El proceso de globalización cultural y los cambios tecnológicos han desestructurado los patrones ideológicos en Japón. Las largas jornadas de trabajo de los adultos y la rigidez de la jerarquía familiar provocan el mayor índice de soledad y depresión del mundo (sólo comparable con el de Corea del Sur). Esta crisis social que afecta sobre todo a la condición y la identidad de las nuevas generaciones -falta de confianza y de comunicación- conlleva necesariamente un alto riesgo de exclusión social. En este contexto, un documental emitido por el canal Odisea advierte que “aquellos que no encajan a la perfección en alguno de los cánones establecidos son inmediatamente marginados”.

La tecnología ya es un fenómeno mundial que arrasa en consumo y en penetración en Japón donde la gente ya no habla, chatea o se envía mensajes. Las actuales formas de comunicación y de información aíslan, incluso dentro de una misma familia existe una preocupante brecha generacional. El concepto y los valores que tenían las familias están cambiando en todos los aspectos.

Los jóvenes japoneses (y no japoneses) utilizan la tecnología como una forma de escape y evasión. Antes, a finales del siglo XX, utilizaban la famosa GameBoy o los tamagotchis; ahora cada aparato tiene su propia conexión a Internet lo que multiplica las opciones de uso.

2. Los hikikomoris

La competitividad y presión social están creando una nueva especie humana en Japón: los hikikomoris, jóvenes inadaptados sin aspiraciones que sufren tal fobia por la comunicación que se encierran durante años en su habitación. Solos. No les gusta el mundo y, en lugar de luchar por cambiarlo, se refugian en pantallas, cómics y libros. Tamaki Saito, uno de los mayores expertos sobre el tema, define al hikikomori como “una persona que, sin presentar ningún tipo de síntoma psicótico, se mantiene en un estado de aislamiento continuado durante más de seis meses, en los que no entabla ningún tipo de relación interpersonal con nadie, sólo con su familia para conseguir lo que necesita”. La familia entera se encierra en sí misma y se niega en rotundo a buscar ayuda o a tomar decisiones para solucionar un problema tan serio y conflictivo.

Habitación de un hikikomori

Erica Salcedo en su tesis “Hikikomori, la generación perdida” apunta que los Hikikomori son una nueva raza surgida de la mezcla de la tecnología y de la pérdida de identidad a causa de la presión de una sociedad que no puede sostener más la situación de sus jóvenes. El problema se hace aún más grave por culpa de la brecha generacional y, aunque no siempre es justificable, hace que los padres no comprendan la situación y no sepan reaccionar.

Según Erica, “la combinación entre tradición y postmodernidad augura un desarrollo social difícil, ya que se contraponen la base conservadora y retrógrada que caracteriza a la colectividad japonesa con la ambición de progreso y el intento de mantener el nivel de desarrollo de Occidente”. Además, “quienes piensan diferente lo tienen muy difícil” sentencia un documental sobre el tema realizado por Odisea.

Al igual que en Corea del Sur, la ansiedad, la presión, la fuerte disciplina y las exigencias que genera la vida académica llevaron a casi 57.000 jóvenes a dejar el colegio en 2010, según el Ministerio de Educación nipón. Todos ellos forman lo que se conoce como futoko (“el que no va a la escuela”), a menudo el primer paso para convertirse en hikikomori. Los datos y las estadísticas son escalofriantes y es que el Gobierno japonés estimó en 2010 que unos 3,6 millones de personas en Japón padecen el síndrome hikikomori.

3. La pérdida del contacto con humanos

En Japón, y dejando de lado el fenómeno hikikomori, alrededor de un tercio de la población vive sola. Por si fuera poco, el índice de natalidad es muy bajo. En muchas casas de Tokio está prohibido tener mascotas y además los japoneses están sometidos a larguísimas jornadas de trabajo que les impiden hacerse cargo de animales. Por esto, no sorprende que hayan triunfado allí las cafeterías especializadas en gatos. Unos establecimientos en los que el cliente se toma un café mientras disfruta del cariño y compañía que les dan estos animales. Los japoneses pagan por entrar en contacto con animales. Algunos pagan para hacer frente a la soledad y por el mero hecho de estar con otros seres vivos.

Cafeterías para gatos en Japón

Además, y como ya sabemos, los japoneses están reemplazando todo por robots. Por ejemplo, recurren a los robots contra la depresión después del terrorífico terremoto de 2011. Se ha inventado un robot con forma de foca que es utilizado para tratar el estrés y la depresión. Los robots también se utilizan como terapia en residencias de la tercera edad.

Si pensáis que con esto ya lo habéis leído todo, tomad buena nota de lo siguiente: el científico japonés Hiroshi Ishiguro afirma que los humanos llegarán a enamorarse de los androides cuando sean capaces de reproducir las emociones que caracterizan a la raza humana. El científico añade que los androides no suponen una amenaza como se piensa en Occidente, al contrario, son amigos del ser humano.

 

4. Y mientras, en España…

En España también utilizamos dispositivos electrónicos entre 12 y 14 horas diarias pero nuestra cultura y nuestras costumbres son muy diferentes. Sin embargo, es cierto que ya se está produciendo una despersonalización muy evidente y que los más mayores nos echan en cara. Todo el mundo cree que no tenemos elección en este aspecto. ¿Qué opináis vosotros? ¿creéis que son ciertos todos estos indicios? ¿desaparecerá el contacto humano?

Bibliografía e información adicional

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2008/09/01/actualidad/1220220002_850215.html

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/08/actualidad/1331223701_944621.html

http://elpais.com/diario/2011/12/04/eps/1322983617_850215.html

http://es.scribd.com/doc/42626708/Trabajo-Hikikomori-Final por @erica_salcedo

Documental: The Lost Generation: Japan

Documental: Niños japoneses, competencia sin límites (4 partes en Youtube)

Documental:  hikikomori, jóvenes invisibles 

Anuncios

Acerca de lisandrocaravaca
Traductor. Escritor. Community Manager. Deportista. Soñador. Sigue descubriendo por tu cuenta. Translator. Writer. Community Manager. Sportsman. Dreamer. Discover who I am by yourself.

2 Responses to Japón y la pérdida de contacto con seres vivos

  1. iperiodista says:

    Un muy buen post! Creo que en España aún nos queda mucho para acabar siendo hikikomoris, además estar conectados durante 12 o 14 horas, es simplemente otra forma de comunicación con las personas. No es que nos aislemos, es que hemos elegido otras formas para comunicarnos, que sirven para complementar el cara a cara.

  2. Fran Herrera says:

    Es el primer post que leo y me ha gustado mucho.
    Bajo mi opinión, el contacto humano seguirá presente en nuestra sociedad durante mucho tiempo, ya que nuestra cultura así lo entiende. Solo con la gran red de bares que existe en este país se sostiene mi argumento, además de las tradiciones populares, fiestas, y demás eventos sociales en los que nos juntamos con nuestros allegados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: