WhatsApp: Adictos a la interacción en tiempo real (II)

Esta es la segunda parte de un artículo que he titulado: “WhatsApp: Adictos a la interacción en tiempo real”. En la primera parte del post escribí sobre WhatsApp como herramienta tecnológica; en este segundo episodio, voy a hacer una reflexión desde el punto de vista sociológico (o algo que se le parezca). Es muy probable que no os cuente nada nuevo, pero me parece importante reflejar algunas ideas y datos por escrito. Permaneced atentos a los enlaces porque contienen información muy interesante. ¡Feliz lectura!

¿Os habéis dado cuenta de que vivimos un cambio de época? ¿no notáis alguna diferencia con respecto a hace tan sólo cinco años? Estamos inmersos en la era del ser conectado. Las modas se renuevan constantemente pero ahora con mayor fuerza y a un ritmo vertiginoso. Nuestra forma de ser y de comportarnos también es distinta. Hemos cambiado en poco tiempo y sin darnos cuenta. La tecnología y sus aparatos han adquirido una relevancia tan grande que ya se consideran algo: una herramienta para la supervivencia. Actualmente todo el mundo tiene móvil, desde los niños de diez años hasta los abuelos octogenarios. Hace poco tiempo Mashable nos informaba de que pronto habrá más teléfonos móviles que personas en el mundo.

Hemos adoptado un tipo de comunicación mucho más impersonal: más consumo de datos y menos voz. De esta manera, los teléfonos inteligentes (smartphones) están condicionando cada vez más nuestro día a día. El consumo de tecnología móvil y, en concreto de WhatsApp, empezando por España, ha originado una verdadera adicción que ya es considerada por algunos expertos como una de las nuevas patologías del siglo XXI. Este sistema ha revolucionado el mundo de la comunicación (por si todavía no os habéis dado cuenta) y actualmente se envían más de 1.000 millones de mensajes diarios.

Nacho Pradas, “vlogger” y artista de Youtube, creó un vídeo cómico a modo de parodia con cuatro situaciones frecuentes que suceden cuando utilizamos el móvil de manera compulsiva y desproporcionada. Denunciaba la falta de humanidad, el individualismo imperante y el egoísmo exacerbado que estamos adoptando por el uso desmesurado de los smartphones. ¿Estáis de acuerdo?

Nuestra actitud es imperdonable y se están produciendo una serie de situaciones a nivel social que son preocupantes e insólitas y a las que muchas veces no sabemos poner remedio. Una de las situaciones más frecuentes es la de ligar por WhatsApp cuyas particularidades se explican perfectamente en el blog de  David del Bass. Y es que en lugar de conseguir una cita o aclarar una duda, reemplazamos el contacto físico por una conversación virtual de la que difícilmente podemos sacar algo bueno y que, probablemente, incluso surjan malos entendidos. Es tal el impacto que ha producido WhatsApp en nuestra sociedad que se han creado algunos mitos al respecto, como ya vimos en la primera parte, y ¡hasta una canción!

El ser humano está adulterando su propio medio y formas de expresión. El trastorno es tan grave, que ahora descubrimos la sonrisa de otra persona por medio de los emoticonos. Lucía Taboada en la revista GQ apunta que “nos hemos convertido en homo emoticonus, cuyo útil de supervivencia, claro está, es el smartphone”. Nos manejamos en base a códigos radicalmente distintos y aquellos que no se manejan con esta tecnología intergeneracional nunca podrán entenderlo…

El teléfono móvil se diseñó como herramienta para facilitar la comunicación inalámbrica. Con la integración de internet en estos dispositivos, la herramienta ha pasado a convertirse en “arma de adicción masiva”. La gente lo utiliza para todo y en cualquier parte. Lo lamentable es que muchos se lo llevan al baño por diversas razones: adicción, aburrimiento, ocio, etc. Por si fuera poco, se confirma la sospecha de que las nuevas tecnologías están alterando enormemente activos tan valiosos como puede ser la soledad. Esto también me parece muy grave. “Hay que aprender a parar, a estar solo, a pensar y reflexionar. Hay que darle cierto espacio a la soledad, para poder desarrollarnos” apunta Carlos García-Hoz en su artículo en Puromarketing: “La vida es lo que pasa mientras miras el WhatsApp“.

Seguro que os interesará saber que, en los últimos meses, se ha llevado a cabo el primer control de movilemia en España. Algunos de los datos revelan un panorama muy decepcionante: Un tercio de los españoles nos llevamos el móvil al baño; la mitad comemos con él al lado; en el cine, más del 40% lo deja encendido y lo mira si vibra; en el coche, los hay que van chateando y un 5% ha llegado a despertarse por la noche para usarlo.  Estos son algunos de los datos que se desprenden del estudioLos madrileños son los más enganchados al móvil; los gallegos y los vascos, los que menos, y las mujeres son más responsables que los hombres.

La situación es grave. Sin embargo, no podemos ser pesimistas. Se trata de identificar los problemas, para crear nuevas soluciones. Este post simplemente procura reflejar parte de la realidad actual. De nosotros depende hacer un uso racional de la tecnología y servir de ejemplo para que los demás también se beneficien. Debemos enseñar a los más pequeños que la tecnología es una buena herramienta pero que siempre prevalecerán los valores que nos inculcaron antes de la existencia de los móviles. Sigamos acostumbrando a los niños a besar, tocar, oler, sentir, hablar, razonar, explicarse, dialogar, preguntar, etc. Por último, y para animaros a reflexionar, quisiera compartir con vosotros un vídeo de una campaña de publicidad tailandesa contra el uso abusivo del teléfono móvil.

 

“Ojalá vivas todos los días de tu vida” decía Jonathan Swift. De eso se trata, porque, a este paso, si utilizamos WhatsApp o cualquier otra herramienta, como un fin en lugar de como un medio, estaremos agotando nuestras opciones de darle vida y color a nuestros días.

Muchísimas gracias y buena suerte.

Lisandro Caravaca (@lisandrotradu en Twitter)

Anuncios

Acerca de lisandrocaravaca
Traductor. Escritor. Community Manager. Deportista. Soñador. Sigue descubriendo por tu cuenta. Translator. Writer. Community Manager. Sportsman. Dreamer. Discover who I am by yourself.

One Response to WhatsApp: Adictos a la interacción en tiempo real (II)

  1. WhatsApp…… un tema muy interesante que cada día nos convierte en fotocopias. Contacto online vs Contacto físico,…. creo que me gusta lo segundo y lo primero me ayudará a conseguir lo segundo.

    Si sólo hay online, no estamos pediendo muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: