WhatsApp: Adictos a la interacción en tiempo real (I)

Queridos lectores:

Escribo este artículo como consecuencia del resultado del I Festival de vídeos 2.0 que hice en mi propio blog. Ganó el corto de “WhatsApp y Double Check“. Muchas gracias a los que participaron en la votación. Este post va dedicado a las personas que me apoyan a diario en redes sociales y a los adictos a WhatsApp. Aprovechad todos los links que pongo para que el artículo cobre más sentido y sea más interesante. Espero que os sirva. Feliz lectura.

WhatsApp o “Wasap”, dependiendo de su pronunciación, es una aplicación (programa) gratuita que se pueden descargar los usuarios de smartphones (teléfonos inteligentes). El nombre surge a partir de un juego de palabras entre “what’s up” en inglés (cuya traducción sería “¿qué hay?”) y el app que se refiere a las aplicaciones de los teléfonos inteligentes o smartphones. Esta aplicación permite intercambiar mensajes, fotos, notas de audio y vídeos con los amigos que también tienen la misma aplicación. Es una herramienta tan poderosa (no la única) que las compañías de telefonía están perdiendo ingresos en cantidades importantes.

Tras este pequeño epígrafe introductorio, en este artículo, me gustaría hacer una reflexión desde dos ángulos distintos que discurren por caminos paralelos al principio pero que irremediablemente se encuentran al final: el tecnológico y el sociológico.

En primer lugar, considero conveniente enumerar brevemente las ventajas que ofrece WhatsApp:

1. La interacción en tiempo real y de carácter gratuito es verdaderamente asombrosa.

2. La posibilidad de crear grupos con tus amigos es fantástica para solventar problemas o dudas, organizar quedadas, etc.

3. Aporta un valor inmenso a la hora de enviar un mensaje gratuito de recordatorio para evitar una llamada a veces innecesaria.

4. Es genial para situaciones puntuales. Por ejemplo: ingresaron a mi abuela en el hospital y cuando salió de la pequeña intervención, grabé un vídeo corto y se lo envié a mis tíos de Zaragoza para que mi familia supiera que estaba bien.

Las ventajas son importantes, pero más importantes son las desventajas y el daño que están produciendo este tipo de sistemas en nuestra (si me permitís la expresión) psicológicamente “endeble” sociedad:

1. Escribimos mal, muy mal y cada vez peor. Siguiendo con la doctrina del SMS, seguimos acortando las palabras y cometiendo faltas de ortografía. (Por cierto, con Twitter está ocurriendo exactamente lo mismo).

2. Somos adictos en régimen de esclavitud. Los usuarios que tienen activada la función de aviso inmediato de llegada de los mensajes se convierten en auténticos adictos dado que están revisando continuamente el móvil. Yo desactivé esa función desde el principio. El vídeo del “Double Check” puede ser una parodia pero es una realidad totalmente cierta.

3. Somos irrespetuosos. La adicción conlleva muestras sucesivas de falta de respeto. Esto se produce, sin ir más lejos, cuando estamos hablando con otras personas y revisamos compulsivamente el teléfono móvil.

4. Somos menos humanos. Perdemos el contacto físico y sensorial con otras personas.

5. Nos engañamos. Hablamos, o mejor dicho, nos escribimos con personas por las que nunca o casi nunca gastaríamos un céntimo en una llamada. Chateamos con personas que nos gustan o atraen y con las que no seríamos capaces de tomar un café por vergüenza o mirarle a los ojos y decirle “te quiero”.

6. Nos engañan. Hemos decidido confiar en un sistema que no conocemos por el simple hecho de que es gratis. Ni siquiera nos hemos preocupado por leer en qué consiste o quiénes lo han inventado. “¿Es gratis? Pues me lo descargo”. Somos esclavos de nuestra información.

7. Excluimos. Tendemos a dejar de lado a aquellas personas que, aun estando en nuestra agenda de contactos, no son usuarios de WhatsApp.

Con lo bueno y con lo malo, esta es la aplicación de moda. WhatsApp envía y recibe más de 11.500 mensajes cada segundo a todo tipo de teléfonos inteligentes, ya sean iPhone, Android, Nokia o BlackBerry. Se calcula que ya hay en torno a 10 millones de dispositivos móviles en España con esta aplicación. Algunas fuentes afirman que existen más de 1300 millones de usuarios en todo el mundo. Se trata de un crecimiento completamente desorbitado.

A raíz del éxito, como no podía ser de otra manera, han surgido también los problemas: sobre todo falsos rumores y problemas de seguridad:

Problemas de seguridad

“WhatsApp es una aplicación insegura”, afirma Félix Brezo, investigador en seguridad informática del instituto tecnológico DeustoTech de la Universidad de Deusto.“Usar WhatsApp es como enviar secretos con postales”.

“Cualquiera puede tener acceso a los datos. Tanto el del número de usuarios activos como su mensaje de estado. Es algo público, y se puede obtener sin restricciones, ya que no hay mecanismos de autentificación”, explica a RTVE.es Yago Jesús, usuario del blog de WhatsApp. Entre algunas de las vulnerabilidades detectadas por estos expertos destaca la “inseguridad de las comunicaciones” a través de la aplicación. “El sistema no cifra lo que se está hablando con otra persona, por lo que todos los datos están expuestos y cualquiera podría tener acceso a ellos”, afirma Jesús.

Los mensajes no se borran. Pueden eliminarse del registro, pero se almacenan en una base de datos y no desaparecen. Además, según Yago Jesús, el sistema “intenta guardar la localización desde la que se está escribiendo, lo que puede ser muy problemático, saber qué y desde dónde se está chateando”.

Rumores

1. WhatsApp rompe el mito del Double Check. No os preocupéis ni obsesionéis porque el famoso Double Check no implica que el destinatario haya leído el mensaje enviado.

2. WhatsApp es gratuito y lo seguirá siendo. La compañía ha afirmado que el servicio seguirá siendo gratuito.

En la segunda parte del post, podréis conocer los detalles y los conflictos que ha generado esta aplicación desde el punto de vista humano y por ende, sociológico.

Muchas gracias por leer.

Lisandro Caravaca (@lisandrotradu en Twitter)

*Imágenes: http://www.androidizados.com y http://www.whatsapp.com

Anuncios

Acerca de lisandrocaravaca
Traductor. Escritor. Community Manager. Deportista. Soñador. Sigue descubriendo por tu cuenta. Translator. Writer. Community Manager. Sportsman. Dreamer. Discover who I am by yourself.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: